Valentino Simón, el héroe de las historias

sábado, 3 de mayo de 2014

...y después de dos años y un mes del día cero.... lo hicimos. PUBLICAMOS Y PRESENTAMOS.

 
En la mesa Román Giannecchin, diseñador gráfico, Gastón Zuñiga, ilustrador y Valentino Simón Chiappero, el protagonista de las aventuras.      
Gastón jugando.



 La madre Melisa Bertero, el niño.
El público y el padre del niño Mario, registrando el momento. Atrás, de pie (de remera roja) la abuela Idelma.





domingo, 6 de octubre de 2013

No todo

No todo fue alegrías
Con Gastón, el día que" Las Aventuras de Valentino" pasó de libro álbum a libro ilustrado -con dolor para mí por cierto, pero no quedó alternativa-. Rediseñando, le tuve que decir que le hacía una torta para que viniera a trabajar


jueves, 3 de octubre de 2013

La tapa

A un año de las primeras charlas, estamos llegando al final de la etapa de dibujo


.
La tapa de Las aventuras de Valentino

sábado, 14 de septiembre de 2013

Contratapa



Foto a utilizar:  la que abre este blog
Soy Valentino y ella es mi yaya

Ella escribió los cuentos de este libro para mí.  Me gustan los cuentos, también los videos.
El video que más me gusta ahora que crecí es el del pollito Pío, que es un pollo que vive en una radio y recibe muchas visitas hasta que llega un tractor y lo aplasta y lo deja frito. 
La yaya dice que me gusta la ironía por eso me gusta el pollito Pío y convulsionar sin moverme. 
Yo ya convulsioné dos veces así que tomo unas pastillas amargas y blancas de mañana y de noche. 

Lo que más me gusta de la Yaya es que se ríe, canta, juega y baila. Lo que menos me gusta es que tiene una sospechosa obsesión con el agua y el jabón.
Valentino

Solapas del libro

Solapa mía:
Nuevamente, para mis datos personales, lo dejé hablar al protagonista

Marianela alegre es mi yaya que viene a ser algo así como una madreabuela postiza o para casos de emergencia.  Ella siempre anda empeñada con ahínco en algo y ese algo siempre tiene que ver conmigo, como cuando yo era chiquito y se la pasaba haciéndome mirar para atrás tratando de llamar mi atención con cuanta cosa encontraba, hasta me hizo globos con caras. La yaya se paraba tras el cochecito agitaba el globo y recitaba un mantra antiguo: no vas a tener ojos en sol naciente, no vas a tener ojos en sol naciente. Ahora la yaya dice que tengo ojos de luna nueva y se atribuye lo que considera un logro personalísimo, pobrecita. Después de haber pasado por otros empeños varios como que agarre el garbanzo y me lo lleve a la boca -yo ni loco me iba meter en la boca esa bola áspera con gusto a nada y menos comérmela-, por estos días está empeñada en que haga caca en el inodoro así que cuando yo pongo cara de estar haciendo fuerza salimos corriendo para el baño, pero hasta que logra desvestirme ya está ya me cagué. 
                              Valentino

Prólogo

Me parece ingteresante que prologue el protagonista


Prólogo
Me llamo Valentino, tengo un año y medio todo entero, seis dientes, tres muelas, cuatro cuentos, un ángel de la guarda, un papá, una mamá, mucho pelo, un garrote de gigante y una cabeza repleta de agua porque nací con hidrocefalia, así que cuando sea grande, en lugar de llenarla de pájaros,  la voy a llenar con peces que son más prácticos porque no hacen caca para abajo, quiero decir desde el cielo.
Mi yaya escribió estos cuentos para mí y Gastón los ilustró.
                                                                                         
Valentino